Como diseñar una cocina saludable

Que es una cocina saludable

En el mundo del bricolaje y la decoración siempre encontraremos algunos dilemas que con seguridad nos van a hacer dar vueltas a nuestro proyecto.

Una vez que te decides a reformar la cocina, llegará un momento en el que te plantearás si la quieres cómo quedará mejor, si abierta o cerrada, si habrá muchos olores, si tendrá claridad o no…

Para ello, si lo haces por tu cuenta, disponer de herramientas como un buen nivel láser es una buena opción de compra.

Las soluciones estarán condicionadas por tus gustos, tu presupuesto y las posibilidades que ofrezca la vivienda.

En este artículo vamos a intentar dar algo de luz para poder orientarte en tu decisión.

Cómo diseño mi cocina

que es una cocina saludable

Empecemos con los pros:

PROS:

Luminosidad: una cocina abierta al salón siempre va a recibir luz. Generalmente los salones tienen amplios ventanales para hacer de esta estancia un lugar cómodo y confortable. Este ambiente se transmite a la cocina, haciendo de la claridad uno de los principales valores de las cocinas abiertas.

Amplitud: si vives en piso pequeño, apartamento o estudio, la mejor solución para ganar espacio y tener una mejor sensación de amplitud, es sin duda la cocina abierta. Incluso con un muro a media altura sería una buena solución.

Comodidad para servir la mesa: en principio no parece ser una de las razones principales para optar por una cocina abierta, pero en el día a día, se confirma como razón de peso. No tener que cambiar de habitación con los platos y la comida es mucho más cómodo que trasladar todo.

Acompañamiento: si eres una persona que disfruta de la compañía mientras cocina, una buena solución es tenerla abierta. Podrás conversar e interactuar con el resto de gente que habita tu casa, aparte de vigilar a l@s niñ@s.

Ventilación de ventanas de salón: esto es lo que se gana con la cocina abierta pues podemos hacer corrientes de aire en casa para ventilar bien la zona de la cocina.

CONTRAS:

Ruidos: cuando cocinamos generamos ruidos. La campana extractora, el choque de ollas, sartenes, platos, el agua del fregadero…

Podemos molestar a otros miembros de la familia que están descansando o viendo la TV.

Olores: aunque tengamos una buena campana extractora y hagamos corriente, los olores se extenderán por el resto de la vivienda. Esto puede ser un problema para algunas personas, que no les gusta, por ejemplo, llegar a casa y notar olor a comida.

No estoy solo: todo lo contrario del punto anterior, el de acompañamiento. Por supuesto es para gustos, pero hay personas que prefieren cocinar solas, concentradas en lo que están haciendo y sin recibir ningún tipo de ruido o molestia.

Si tenemos la cocina abierta al salón mínimo conversaciones y sonido de la TV lo vamos a oír.

Desorden: inevitable que se vea. Al cocinar generamos desorden. Con la cocina abierta se verá todos los cacharros en la cocina, el fregadero y también en el caso de tener una barra o una isla. 

Como puedes observar, tanto los pros y los contras son razones suficientes para decantarse por una de las dos opciones de cocina.

Cada persona se inclinará por unos u otros, dependiendo de sus gustos, presupuestos y posibilidades.

Pero aún siendo una decisión a meditar, podemos aportaros unos tips para poder encauzar vuestros deseos.

Consejos prácticos para tener una cocina de ensueño

SOLUCIONES

Vano pasaplatos

Una solución total pasa por acristalar totalmente la cocina, que ofrece varios de los pros que mencionamos anteriormente: aísla del ruido, de los olores, entra la luz,…

Siendo una gran solución, el punto negativo es el precio pues cerrar una cocina de esta manera, aunque no sea grande, puede no ser económico.

Otra solución muy socorrida es una isla o península.

Delimita el espacio entre cocina y salón y se usa para cocinar y para comer. La parte negativa son los olores y los ruidos.

Biombo o fijo de cristal: un biombo o un cristal fijo podría ser una solución para separar ambientes. Colocados de la manera adecuada podemos hacer más acogedora una cocina. Nuevamente repetimos con la parte mala de los olores y de los ruidos.

Vano pasaplatos: hacer un vano en la pared para pasar platos es también otra solución si lo que queremos es manejarnos en la cocina de manera independiente, pero teniendo un vínculo con el salón para pasar platos o decir algo.

venenatis, risus. ut consectetur ut elit. leo amet, libero Nullam