Cómo colocar Azulejos

Los azulejos son una de las piezas clave en los baños o las cocinas y por sí solos pueden cambiar el aspecto de estas estancias. 

Existe una gran variedad de formas, colores y acabados por lo que la elección de los azulejos es muy importante y una vez tenemos este primer paso solucionado, podemos empezar a colocarlos.

Aunque no seas un profesional, si tienes alguna idea básica de bricolaje, podrás colocarlos sin problema, así que en este artículo vamos a hacer un repaso de la variedad de azulejos que podemos encontrar y cómo ponerlos para dejar nuestra cocina o baño “niquelada”.

Elección del Azulejo

Para la elección de los azulejos deberemos tener en cuenta dos aspectos básicos, atendiendo a su forma y fabricación.

Forma

  • Cuadrados
  • Rectangulares
  • Hexagonales
  • Octogonales

Fabricación

  • Gres porcelánico gres rústico.
  • Baldosín catalán barro cocido.
  • Pizarra natural vidrio.

Aparte de esta clasificación podemos encontrar también piezas de remate como cenefas lisas o con relieve y molduras decorativas.

Formas de Colocar los Azulejos

Una vez que ya tenemos nuestros azulejos, podemos comenzar con el diseño de la pared de la cocina o baño.

En este paso podrás ayudarte de un nivel láser para, en el caso de que quieras poner una cenefa, por ejemplo, saber la altura a la que quedaría mejor.

Vamos a ver las formas de colocación

1. Junta corrida u horizontal.

2. A matajunta.

3. A matajuntas desplazada.

4. A matajunta desplazada continua.

5. A mitades.

6. Fila india.

7. Tipo metro.

8. Línea cruzada.

9. Pizarra natural.

10. Diagonal.

Colocación de los Azulejos

Por fin llegamos al gran momento. Ya elegimos los azulejos y tenemos claro cuál es la forma de ponerlos en la pared. Nos ponemos manos a la obra.

Accesorios para azulejos

1. Tomamos las medidas del baño

Las medidas son necesarias para saber cuántos azulejos necesitamos comprar. Para saberlo, seguimos estos pasos:

2. Despegar los azulejos antiguos

  • Medir alto y ancho de las estancias.
  • Sumamos.
  • Restamos a esta cifra lo que mida la puerta o ventana, caso de que haya.
  • Dividimos el resultado por la medida de una de los azulejos y el resultado es el número de piezas que necesitamos.
  • Añadimos un 10% de piezas para compensar roturas o los que tengas que cortar.
  • Guardamos el sobrante por si en el futuro necesitamos hacer alguna reparación.

Ten en cuenta que, con el paso del tiempo, van cambiando los colores y los calibres.

Con cincel y martillo, quitamos los azulejos que deseamos cambiar.

3. Preparar la pared

Lijar y limpiar bien la pared para que no quede ningún resto de polvo o suciedad

Asegurarse de que tampoco haya grietas o zonas con moho

Importante. ¿Mojar o no mojar?

En general, si vamos a colocar material porcelánico, podemos humedecer pero no mojar la pared.

Estos azulejos tienen una absorción inferior al 3% por lo que, si mojamos mucho, no penetra el adhesivo en los poros.

Para el resto de cerámicas, sí debemos mojar la pared.

4. Preparar el adhesivo

Mezclar el cemento con agua siguiendo las instrucciones de los fabricantes. 

Ten en cuenta que, aunque seguramente utilizarás el cemento cola c1 para los azulejos, a lo largo del tiempo pueden salir nuevos compuestos y es mejor asegurarse.

5. Aplicar cemento

Con una espátula y una llana alisadora, aplicar el cemento de arriba a abajo, de derecha a izquierda y fila por fila.

Aplicamos adhesivo solo en la pared, si colocamos piezas pequeñas.

Si colocamos piezas iguales o más grandes de 900 cm2 o un lado más grande de 40 cm, aplicamos adhesivo en los dos lados, pared y pieza.

La aplicación debe de ir siempre en el sentido más corto de la cerámica, así evitaremos que el aire queda atrapado.

Antes de pasar al siguiente punto, podemos ayudarnos con un nivel láser para ver exactamente el nivelado de los azulejos.

6. Colocar los azulejos

Con la ayuda del nivel láser colocamos los azulejos suavemente y con una maza de goma los ajustamos.

Colocamos las crucetas de separación en cada esquina de los azulejos para que queden rectos y a la misma distancia.

7. Cortamos los azulejos

Corte de azulejos

Para cubrir los rincones o bordes de la pared o sitios que lo necesiten como enchufes o parte trasera del váter.

Con una cortadora, después de marcar los azulejos como convenga, cortamos.

8. Pasta de rejuntado

Una vez que terminamos, esperamos el tiempo de secado recomendado por el fabricante.

Quitamos las crucetas.

Empezamos a preparar la pasta de rejuntado, como siempre, siguiendo las instrucciones que nos da el fabricante.

Aplicamos con la llana.

Retiramos el sobrante.

9. Limpiar la nueva superficie

Así que esté seca la pasta de rejuntado, limpiamos con una esponja húmeda.

Listo. Nuestro baño o cocina tienen un nuevo aspecto y éste luce muy profesional.

suscipit ut consequat. felis dictum amet, Curabitur Donec ut